Ultimas imágenes de Curiosity

Ocaso desde otro mundo.Sol 1880
Ocaso marciano.Sol 1863

viernes, enero 31, 2014

Encuentros en La Luna

La Lunar Reconnaissance Orbiter fotografía a LADEE. 

Que 2 sondas interplanetarias crucen sus caminos de forma que puedan llegar a fotografiarse la una a la otra es un acontecimiento realmente extraño, casi imposible si se tiene en cuenta la inmensidad del espacio en relación a su pequeño tamaño, incluso cuando ambas se encuentran en la vecindad o en la órbita de un mismo planeta. Solo en Marte, donde se han concentrado tantos recursos para su exploración, actualmente con 3 orbitadores activos, que fueron 4 en el pasado y, si todo va bien aumentando de nuevo hasta 5 a principios de Septiembre, se llegó a a una auténtica sesión de fotografía mutua, con la ya desaparecida Mars Global Surveyor captando en la distancia a la Mars Odyssey y la Mars Express. Pero incluso en este caso no fue coincidencia, sino fruto de una serie de cálculos y preparativos para ajusta sus órbitas y saber exactamente cuando y donde la primera debía apuntar sus cámaras.

Y esto es precisamente el reto que afrontó la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter en pasado 14 de Enero, con el objetivo de captar a la pequeña LADEE, también en órbita lunar. Resultado del trabajo conjunto de los equipos técnicos de ambas misiones, se trataba de capturar el momento en que esta segunda pasaba a solo 9 Kilómetros de distancia de la segunda, y hacerlo con la conocida como Narrow Angle Camera (NAC), que permite una resolución máxima pero cuyo campo de visión, como su mismo nombre indica, es extremadamente estrecho. Con una velocidad orbital de 1.600 metros por segundo y moviéndose perpendicularmente a la trayectoria de la LRO (ya que siguen órbitas polares y ecuatoriales respectivamente) el tiempo en que permanecería dentro del campo de NAC sería de solo de 1.35 Milisegundos.

En definitiva, un trabajo de espectacular precisión, con la LRO girando sobre si misma 34 º en dirección Oeste para compensar los pocos segundos de diferencia en el momento en que cada una de las sondas cruzó el plano orbital de la otra, y que de lo contrario habría impedido que NAC la captara, como así fue finalmente. Unas pocas líneas en la imágen, distorsionada por la gran diferencia en la velocidad relativa entre ambas, pero que permiten, una vez compensada y ajustada, desvelar detalles de la pequeña LADEE, como la tobera del impulsor, los brillantes paneles solares y algunos de sus instrumentos científicos y de navegación.

Puede que este tipo de encuentros visuales no tengan valor en si mismo, pero sin duda transmiten mejor que cualquier explicación, por amplia y detallada que sea, lo que significa alcanzar otros mundos y el extraordinario trabajo que se esconde detrás de cada uno de esos puntos en la distancia.

La LADEE tal como la captó la cámara NAC, dada la gran velocidad relativa entre ambas sondas. Posteriormente se compensó esta distorsión para obtener una imagen mucho más clara de esta primera.

En Abril de 2005 la Mars Global Surveyor logró captar a la Mars Odyssey con una claridad nunca superada entre fotografías entre sondas interplanetarias.

NASA's LRO Snaps a Picture of NASA's LADEE Spacecraft

jueves, enero 30, 2014

El inicio de la cuenta atrás

Hubble y NEOWISE comienzan la amplia campaña de observación del cometa Siding Spring, que rozará Marte el 19 de Octubre de este año.

Los ecos del paso de ISON, del que tanto esperábamos y que finalmente tanto nos decepcionó al desintegrarse a su encuentro con el Sol, forman parte ya del pasado. Pero para muchos el gran espectáculo cometario que venía con este pequeño visitante elevado a fenómeno de forma prematura, sino con otro cometa descubierto a principios de 2013, hasta ahora oculto por el resplandor mediático de su predecesor y que ahora inicia la cuenta atrás para su gran momento. No lleva consigo promesas de un espectáculo celeste para los habitantes de La Tierra, posiblemente apenas podamos verlo directamente, pero para todos los exploradores robóticos actualmente en Marte así como todos los equipos científicos de cada una de estas misiones, significará días de espectación, infinitas posibilidades y también, todo hay que decirlo, no pocos riesgos.

Todo esto a casua del cometa Siding Spring, descubierto el 3 de Enero de 2013 por el observatorio astronómico del mismo nombre, y tiene una cita extrema con el planeta rojo en 19 de Octubre, cuando su núcleo pase a poco más de 120.000 Kilómetros de la superficie marciana. Y para preparar lo que está por llegar, conocer mejor su nivel de actividad y permitir a las sondas orbitales marcianas preparar tanto las observaciones que se esperan realizar como las maniobras que podrían ser necesarias afrontar para asegurar su integridad, se han iniciado ya la campaña de observación, de momento a cargo de Hubble y NEOWISE, y que se irá ampliando mediante la entrada en escena de otros observatorios terrestres a medida que la distancia se vaya reduciendo. 

Así, desde principios de año, ambos telescopios espaciales han observado con atención a Siding Spring tanto para dar forma a este recién llegado de la Nube de Oort como estudiar el tamaño y nivel de producción de tpartículas de polvo y las cantidades producidas por el cometa para entender los riesgos potenciales que puedan representar para las sondas orbitales marcianas. Las imágenes infrarrojas por NEOWISE revelan un cometa ya activo y polvoriento, aunque todavía se encuentre a 3/4 de la distancia del Sol a la que se encuentra Júpiter. Sin embargo ISON nos enseñó lo impredecibles que son estos cuerpos celeste.

"¿Qué tan activo será Siding Spring en Abril y Mayo? Estaremos observando", explica Soren Madsen, ingeniero en jefe del programa de exploración marciana de la NASA."Pero si la señal roja de alarma se activará en Mayo, sería demasiado tarde para comenzar a planificar una respuesta. Es por eso que estamos haciendo lo que estamos haciendo en estos momentos". Aunque el momento crítico del encuentro se extenderá por solo unas horas y las sondas están diseñadas para soportar un cierto nivel de impactos, según lo activo que se encuentre el cometa en ese momento, podría ser peligroso para Mars Reconaissance Orbiter, Mars Odyssey y la recién llegada MAVEN, que de ser necesario bajarían su órbita para reducir riesgos. Más complicada podría ser la situación de Mars Express y Mangaalyan, con órbitas mucho más elípticas.

En todo caso cuanto más tiempo se disponga más sencilla y menor gasto de combustible representaría afrontar cualquier maniobra de ajuste órbital, de ahí la necesidad de estudiar en profundidad a Siding Spring para poder adelanterse, tanto como sea posible, al escenario que se dará ese 19 de Octubre.

Evidentemente algo así es también una oportunidad única para la astronomía. La posibilidad de observar, sentados en primera fila, como la coma cometaria envuelve a Marte y como esta interactua con la atmósfera marciana representa un acontecimiento único e inesperado, un regalo celeste tan emocionate que casi hace olvidad el peligro que representa. Así, se espera que la Mars Reconnaissance Orbiter pueda obtener imágenes del núcleo con cierto detalle, mientras que Curiosity y Opportunity intentarán captar con sus cámaras a una posible "lluvia de meteoros" en el cielo marciano, aunque la geometría del encuentro hará que la mayoría, de ocurrir, se manifiesten en la cara diurna del planeta.

"Un tercer aspecto de la investigación podría ser el efecto que tendrán la caída de estas partículas en la atmósfera superior de Marte. Podrían calentarla y expandirla, a diferencia de los efectos de una tormenta global de polvo". Los instrumentos infrarrojos de la Mars Reconnaissance Orbiter y Mars Odyssey podrían detectar algo así de producirse.

El 19 de Octubre será un largo día para todos los directamente implicados en la exploración marciana así como para los aficionados en general. La campaña para preparar ese momento acaba de comenzar.

La trayectoria de Siding Spring, que le llevará a rozar Marte del 19 de Octubre.

El cometa visto por NEOWISE el 16 de Enero de 2013, cuando se encontraba a 571 millones de Kilómetros del Sol. En ese momento el análisis de los datos indicaban una producción de 100 Kilogramos de polvo por segundo, que debería ir en aumento a medida que se aproxime.

Mars Reconnaissance Orbiter, Mars Odyssey y Mars Express, testigos de un acontecimiento único y al mismo tiempo afrontando un peligro.

Cuenta atrás para Marte.

NASA Preparing for 2014 Comet Watch at Mars

miércoles, enero 29, 2014

Una espiral de vida y muerte

Observando las diferentes generaciones estelares en otras galaxias.

Conocida también como M51 o NGC 5194, es llamada habitualmente la "del remolino" por razones evidentes, al ser uno uno de los ejemplos más espectaculares de una galaxia espiral que se conocen, tanto por su poca distancia a la nuestra, "solo" 30 millones de años-luz, como porque su orientación permite que la veamos desde un punto de vista cenital, como si voláramos justo sobre la vertical de su corazón. Una combinación de factores que convierte a esta galaxia, hogar de unos 100.000 millones de estrellas y visible desde La Tierra incluso con unos simples prismáticos, en un maravilloso objetivo para los astrónomos, casi como un reflejo, más pequeño pero básicamente la misma naturaleza, de la Vía Láctea.

Una de las últimas campañas de observación, que implicó al ya fuera de servicio Herschel y al XMM-Newton, ambos de la Agencia Espacial Europea, nos permite ahora observar las diversas generaciones estelares que coexisten en ella, gracias a que la combinación de las observaciones realizadas por ambos ingenios espaciales en tres anchos de bandas diferente. Es como si separáramos las diversas "capas" que dan forma a la Galaxia del Remolino, extendiendo ante nosotros el largo camino vital de sus componentes.

La luz infrarroja capturada por Herschel (representada en tonos rojos y amarillos) corresponde al brillo del polvo cósmico, componente minoritario pero fundamental de la materia interestelar de los brazos de la galaxia, una mezcla de polvo y gas es la materia prima a partir de la que se formarán las próximas generaciones estelares. En definitiva, la primera etapa del ciclo vital estelar y también la que determina el futuro de una galaxia, si esta sigue teniendo "combustible" para seguir generando nuevas estrellas o está destinada a irse difuminando con el tiempo, adquiriendo tonos cada vez más rojizos a medida que solo queden aquellas más pequeñas y frías, cuya esperanza de vida es casi ilimitada.

La población actual de estrellas se puede observar en las bandas de la luz visible y ultravioleta, ya que las situadas en fase "adulta" y estable de su vida brillan con más intensidad en longitudes de onda más cortas que las del infrarrojo. Las observaciones realizadas por XMM-Newton en la banda del ultravioleta se representan aquí en color verde, y corresponden a jóvenes estrellas masivas, que inundan el entorno de radiación con sus fuertes vientos estelares, tan terroríficas en su tamaño y energía como limitadas en el tiempo, ya que terminan agotando sus reservas en pocos millones de años

Finalmente, en color azul, tenemos las fuentes de Rayos-X, que son o bien los lugares donde las estrellas masivas explotaron como supernovas en los últimos miles de años, o la ubicación de los sistemas binarios que albergan una estrella de neutrones o un agujero negro, los restos compactos de una supernova. 

Tenemos aquí, en definitiva, el pasado, presente y futuro de la Galaxia del Remolino, lo que fueron, son y serán las estrellas que conforman esta espiral de vida y muerte, Como si separáramos las diversas páginas de la historia de esta isla estelar. Y por extensión también de la nuestra.

Otro ejemplo de "disección" de una galaxia, en este caso la de Andrómeda, que permite separar las diferentes fases de la evolución estelar que coexisten en ella, desde el material original hasta los restos de estrellas que murieron de forma explosiva, lanzando nuevo material que terminará formando parte de la siguiente generación.

XMM-Newton y Herschel, responsables de estas observaciones. 

The whirl of stellar life

martes, enero 28, 2014

Bajo el velo de la noche eterna

Yutu podría no volver a despertar de su hibernación por un fallo en el panel solar principal.

La Luna es, como ya contamos, un lugar terriblemente hostil, donde las diferencias de temperatura que debe afrontar cualquier explorador, robótico o tripulado, son extremas en el amplio sentido de la palabra, por encima de los 280 grados centígrados entre el día y la noche. Es un escenario realmente exigente para la tecnología, en especial cuando, lejos de disponer de una fuente de energía propia (es decir, nuclear) debes sobrevivir a la oscuridad más absoluta y gélida de la noche lunar viviendo de tus reservas y manteniéndote solo lo suficientemente caliente como para evitar que tus sistemas fallen, mientras esperas que el Sol regrese de nuevo desde más allá de horizonte.

Este es el reto de Yutu, un rover movido por energía solar en un mundo con noches de  2 semanas, y que ahora afronta una nueva hibernación, mientras sus calentadores RHU, alimentados con Plutonio-238, mantienen vivo su interior. Sin embargo, en esta segunda ocasión, como confirman los autoridades chinas, algo no funcionó correctamente y el panel solar principal, que debía cerrarse de nuevo sobre el cuerpo del rover, reforzando la protección de los los sistemas vitales del vehículo y, especialmente, el mástil con las cámaras a color, no lo hizo. Puede que por un fallo mecánico, quizás fruto del mismo duro ambiente, o por un fallo del motor encargado de esta operación a causa del regolito lunar, como especulan los técnicos, pero sea cual sea la respuesta lo cierto es que Yutu deberá soportar temperaturas internas más bajas de lo previsto. Quizás demasiadas para desperar de nuevo.

Por su parte Chang’e 3 se durmió como estaba previsto, con todos sus instrumentos en perfecto estado con la excepción de la cámara a color panorámica, que no sobrevivió a la primera noche, aunque las informaciones señalan que era algo ya previsto. Todo parece indicar que su misión seguirá, como anunció recientemente Cui Yan, director del equipo de la sonda, como mínimo 1 año. Yutu, hasta que entró de nuevo en hibernación, había estado tomando datos de la composición del regolito con su espectrómetro APXS y sondeando el subsuelo lunar con su radar.

Ahora solo queda esperar. A diferencia de como lo están tratando los medios de comunicación, lo cierto es que la misión de Chang’e 3, incluso si Yutu no despierta, se puede considerar un éxito, en especial si tenemos en cuenta que es la primera misión a la superficie lunar de China. Evidentemente su pérdida, después de solo 6 semanas (cuando se esperaban 12), sería una decepción, pero en ningún caso implica un fracaso, más si tenemos en cuenta de que la sonda propiamente dicha sigue operativa y parece que durante bastante tiempo. Y por encima de todo, y aunque suene a un tópico, la experiencia es un grado, y posiblemente muchas serán las lecciones que los técnicos chinos podrán sacar de esta aventura, lecciones que serán aplicadas a las futuras Chang’e 4 y 5.

Pero eso es algo que aún no sabemos. ¿Fue capaz de sobrevivir a la terrible noche lunar? O por el contrario Yutu se durmió para siempre? En menos de 2 semanas sabremos la respuesta.

Panorámica  a todo color, con Yutu iniciando un camino que podría haber llegado a su final apenas a 100 metros de la Cheng´e 3.

El APXS de Yutu, que estuvo tomando datos de la composición de la superficie durante las últimas 2 semanas.

Cheng´e 3 también siguió con su propia misión, entre ellas realizando diversas observaciones astronómicas, desde las estrellas de la constelación de Draco hasta imágenes de la propia Tierra, estas últimas mediante la cámara que dejó de funcionar recientemente.

El rover chino Yutu, en serios problemas  

Problemas con el rover Yutu (Bitácora de Chang’e 3 IV)

Bad news for Yutu rover

lunes, enero 27, 2014

Testimonios de la historia

La llegada de Cheng´e 3 y Yutu rompió con casi 40 años de ausencia de una misión exploradora a la superficie lunar, iniciando, o al menos ese esperamos, una segunda etapa si no tan extraodinaria e intensa como la que se vivió durante el inicio de la carrera espacial, que tuvo su apogeo durante la década de los 60, y que se apagó tán rápidamente como se inició, mostrando hasta que punto fue fruto de una época concreta y una situación única en que 2 grandes superpotencias competían entre ellas por ir un paso más allá de su rival.

Como consecuencia La Luna es, con diferencia, y como no podría ser de otra forma dado que es el cuerpo celeste más próximo a La Tierra, donde la presencia humana dejó una huella más profunda y donde, si pudieramos caminar por su superficie, más sencillo sería encontrar objetos terrestres, desde módulos de aterrizaje y vehículos móviles abandonados hasta los restos de sondas orbitales y secciones de impulsión que terminaron sus días estrellándose en ella. En realidad la lista es extraodinariamente extensa, seguramente mucho más de lo que uno pueda imaginar realmente.

Y es que en total, sin contar las reciente misión china, nada menos que 72 objetos de origen terrestre permanecen en La Luna, enteros o reducidos a restos en un cráter, una larga lista que inició la soviética Luna 2 con una colisión programada y que tuvo sus últimos visitantes, Cheng´e 3 a un lado, con el choque contra la superficie (ya que el irregular campo gravitatorio lunar no permite permanecer en órbita baja lunar  una vez agotado el combustible de sus impuslores) de la misión doble Ebb y Flow. China añade a esta ya extensa lista las visitantes 73 y 74. El futuro espera muchas más. 

Luna 2, el primer enviado terrestre en alcanzar la Luna.

Ebb y Flow, los últimos objetos que tocaron La Luna antes de la llegada de la Cheng´e 3.


Moon: Space Programs' Dumping Ground (Infographic)

domingo, enero 26, 2014

Post Vintage (78): El Marte que un día soñamos

¿Que encontraríamos en la superficie de Marte cuando aterrizáramos en ella? Existía alguna forma de vida relativamente compleja? Y de ser así, como habría evolucionado para adaptarse al duro entorno del planeta rojo? Hasta finales de los años 70 estas preguntas estaban muy presentes entre los científicos, en especial cuando empezaron a llegarnos las primeras imágenes y datos tomados desde las cercanías del planeta. Y es que si bien la visión que durante décadas dominó la imaginación popular de un Marte, habitado e incluso con la presencia de una civilización avanzada, se había derrumbado ante la evidencia, ni mucho menos se había descartado que algún tipo de vida minimamente compleja estuviera presente.

Esa era la idea cuando diversos artistas del JPL imaginaron en una fecha tan relativamente cercana como 1975, apenas un año antes de que las Vikings llegaran al planeta rojo, como podrían ser hipotéticas formas de vida que habitaran la superficie marciana, y lo plasmaron en una serie de ilustraciones que vemos en la parte superior.

Estas se imaginaron manifestandose en forma de organismos de poca altura, simétricos y simples, todo ello adecuado a un ambiente donde el aire era escaso y la luz relativamente débil, al menos comparada con la que tenemos en La Tierra. Quizás incluso podrían ser formas vivas "exóticas" basada no en el Carbono sino en el Silicio, una idea que tenía cierta acogida en esos momentos. Desde organismos en forma de plato hasta otros con amplias raices, pasando por otros formados por diversos conos que apuntaban en todas direcciones intentando captar la escasa luz, humedad y alimentos del entorno. El límite era la imaginación, aunque todos ellos, lejos de ser fantasías imposibles, tenían unas bases lógicas que se adecuaba al duro ambiente marciano.

Un año despúes las Vikings se convirtieron en los primeros vehículos terrestres en pisar con éxito Marte y transmitir información sobre su entorno, y con ellas llegó el principio del fin de ese mundo que habíamos creado nosotros mismos desde la distancia. Décadas y misiones de exploración despúes el planeta rojo es un mundo mucho más cercano y familiar, mejor conocido y al mismo tiempo cada vez alejado de ese maravilloso "Marte imaginario" que un día, hace ya mucho tiempo, llegamos a soñar, aunque a su vez hemos abiertos las puertas a un pasado incluso más sorprendente.

Hasta la llegada de las Vikings muchos suponían que los cielos marcianos serían azulados, aunque de tonalidades más oscuras al ser una atmósfera mucho menos densa. Como descubrimos posteriormente el polvo en suspensión, siempre presente, hace que este adquiera tonalidades rojizas.

Imagining Mars

sábado, enero 25, 2014

La increíble historia del rover que se negaba a morir

La aventura de Opportunity cumple 10 años.

Twitter no existía, Facebook se preparaba para hacer su aparición como una red social destinada a los estudiantes de la Universidad de Harvard, aún resonaban los ecos de la conocida como segunda Guerra del Golfo, Atenas afrontaba su año olímpico, la sonda Cassini se encontraba aún en viaje hacia Saturno mientras la MESSENGER superaba las últimas pruebas antes de su lanzamiento, la famosa crisis económica aún era algo que pocos eran capaces de prever y quedaban meses antes del estreno del primero capítulo de Lost.

Así era la realidad a principios de 2004, cuando los ojos de Opportunity se abrían y miraba por primera vez su nuevo hogar, el nuevo mundo que estaba destinado a explorar durante varios meses, quizás hasta un año terrestre, antes de que las duras condiciones ambientales o la llegada del aún más hostil invierno marciano, acabara con el. Su destino, como sabemos, le deparaba cosas mucho más grandes, pero en ese momento, incluso para los más optimismos, estábamos en el inicio de una misión emocionante pero limitada en el tiempo. Pero a pesar de ello, o quizás por eso mismo, todos seguimos con emoción esos ya famosos 7 minutos de terror, esperando la confirmación de que el aterrizaje había tenido éxito (algo que, a diferencia de lo ocurrido con Spirit varias semanas antes, llegó rápidamente) y la aparición de las primeras imágenes.

La historia que siguió es ampliamente conocida, desde su aterrizaje en el interior del pequeño cráter Eagle, donde hizo sus primeros descubrimientos transcendentales sobre ambientes acuosas en el antiguo Marte, hasta su viaje hacia objetivos cada vez más lejanos y ambiciosos, desde Endurance a Victoria, y desde ahí a Endeavour, acumulando nuevos descubrimientos y afrontando desafíos de todo tipo. Algunos fruto de la edad, como los problemas en una de sus ruedas, la movilidad limitada de su brazo o la pérdida de varios de sus instrumentos, otros lanzados por el propio Marte, como es el caso de la gran tormenta global de 2007, que lo envolvió en una oscuridad total y del cual sobrevivió cuando casi todos lo daban por perdido. Pero nada de ello logró impidió, hasta día de hoy, ser un vehículo aún plenamente operativo y capaz. Y este es posiblemente el mayor de sus logros.

La odisea de Opportunity representa en si mismo el viaje de la Humanidad, avanzando pese a todos los problemas, superando todos los obstáculos, siempre un poco más allá, conscientes de que por mucho que sea lo descubierto aún queda por delante mucho más por descubrir, viviendo días de euforia e ilusión, afrontando otros donde esta parece desvanecerse en la nada, pero nunca abandonando la esperanza de que el Sol saldrá de nuevo, de que habrá un día más, una página extra que añadir a una maravillosa aventura que, incluso si hubiera terminado hace años, ya se merece estar para siempre reconocida como una de las mayores aventuras de la carrera espacial. Si duda somos afortunados de haber sido testigos de algo así.

Llegará el día, puede que dentro de otros 10 años, puede que mañana mismo, en que, después de tanto tiempo luchando contra el hostil ambiente marciana, Opportunity finalmente se rinda y caiga en el silencio eterno, convirtiéndose en un monumento al esfuerzo de todos aquellos que lo hicieron realidad, y también a los sueños de tantos que, en su momento y aún hoy, seguimos su viaje hasta el fin de sus días. Pero ese es un triste futuro que aún está por llegar, así que disfrutemos del momento, de la posibilidad de ser testigos de como se escriben las primeras páginas trascendentales del camino de Humanidad en el planeta rojo de la mano de un explorador ya convertido en leyenda, del pequeño rover que se negaba a morir.

El aterrizaje de Opportunity, ocurrido la noche del 24 al 25 de Enero de 2004, venía precedido de los problemas de Spirit, en ese momento aún no resueltos completamente, lo que daba a ese momento una tensión extra, como si el éxito final del proyecto MERS dependiera ya totalmente de el.

Los primeros momentos en Marte, aún sobre la plataforma de aterrizaje. Por delante todo un mundo que explorar.

El pequeño cráter Eagle, lugar de aterrizaje, ofreció las primeras evidencias de la acción del agua, aunque extremadamente ácida y por tanto poco prometedora para la vida. Opportunity lo abandonó en un intento de alcanzar Endurance, situado a 250 Metros de distancia y que en ese momento parecía una apuesta poco probable al haberse superado ya su tiempo estimado de vida. 

Una vez en Endurance, Opportunity afrontó el riesgo de entrar en su interior, ya que existía la posibilidad de que a pesar de todas las precauciones y simulaciones, no fuera capaz de salir. En su interior encontró nuevas evidencias de un pasado húmedo, más acogedor del que había visto en Eagle, y con señales de no uno sino varios episodios de aparición de agua líquida en la superficie.

Poco después de terminar su exploración, Oppy se dirigió a un objetivo extraordinario, su propio escudo térmico, que después de protegerlo durante la entrada en la atmósfera se había estrellado cerca de este cráter. Una oportunidad única para los ingenieros de examinar como había respondido y tomar nota de cara a futuros diseños.

El primer meteorito encontrado en la superficie de otro planeta, una de las sorpresas que aguardaba a Oppy en su travesía.

Después de Endurance los encargados de la misión, viendo el buen estado del vehículo, decidieron apuntar hacia un cráter mucho mayor, Victoria, situado a 8 Kilómetros de distancia. Una vez en sus bordes una tormenta de polvo global lo sumió en la oscuridad y frío más intenso (apenas le llegaba un 2% de la luz solar), y se dio casi por perdido. Pero sobrevivió, y paradojas del destino, con más energía que antes por efecto de las rachas de viento finales antes de que se dispersara, lo que limpió los paneles solares.

Con la seguridad y experiencia adquirida en Endurance, Opportunity sería enviado al interior de Victoria, donde permaneció casi 1 año terrestre. Entre otros hallazgos detectó depósitos sedimentarios formados por la acción del viento pero posteriormente alterados por el agua. Nuevamente se pudo comprobar que a medida que se retorcedía por la escala geológica esta era menos ácida, y por tanto más acogedora para la vida.

El 28 de agosto de 2008 Opportunity salío de Victoria, siguiendo las mismas huellas que dejó al entrar. Era hora de buscar nuevas metas.

Sin otro objetivo a la vista Opportunity se embarcó en un viaje aparentemente imposible hacia el gran cráter Endeavour, situado a 19 Kilómetros de Victoria. 3 años después, el 9 de Agosto de 2011, sus ruedas alcanzaban el ahora llamado Spirit Point, en honor a su hermano ya desaparecido, en lo que se llamó Cape York, una parte aislada del anillo del cráter. Se iniciaba una nueva etapa que ofrecería los resultados científicos más trascendentales de toda su misión. Los sonidos corresponden a las vibraciones de los acelerómetros del rover convertidos en frecuencias audibles, más altas cuanto más accidcentado era el terreno.

La exploración de Cape York resultó en resultados espectaculares, como las formaciones de yeso vistas en su lado Norte, y que indicaban que el agua, posiblemente en forma de fuentes termales, estuvo presente en tiempos remotos, dejando trás de si este material, que quedó depositado en las grietas y posteriormente quedó al descubierto por acción de la erosión.

Panorámica en falso color realizada con imágenes tomadas por la Pancam (cámara panorámica) el 12 de Marzo de 2012, a través de diversos filrtos durante su estancia en Greeley Haven, el lugar donde esperó el paso de un nuevo invierno marciano, el primero que le obligaba a detenerse a causa de la gran concentración de polvo en los paneles solares. El momento corresponde a poco después del amanecer.

Aunque inmovil durante estos meses invernales, y gracias a que se había colocado inclinado hacia el Sol, maximizando la luz disponible, Opportunity siguió realizando observaciones científicas del entorno y diversos experimientos dolpper con sus ondas de radio para examinar la rotación del planeta y desvelar detalles de su estructura interna.

Una vez alcanzado el extremo Norte de Cape York moviéndose por la parte exterior de esta formación geológica, Opportunity inció su camino hacia el sur siguiendo el lado interno. Allí, siguiendo lo observado por la MRO, alcanzaría su máximo esplendor científico en la zona conocida como Matijevic Hill, donde las rocas más antiguas jamás encontradas en sus en ese momento 9 años de viaje revelaron que en esa zona existió un ambiente totalmente acogedor para la vida durante largo tiempo, con el discurrir de un agua, a diferencia de lo observado anteriormente, poco o nada ácida.

Opportunity está actualmente celebrando su 10 aniversario en las laderas de Solander Point, una parte mayor del borde de Endeavour, siguiendo las señales de materiales arcillosos detectadas por la MRO, y aprovechando la inclinación de sus laderas para pasar el actual Invierno Marciano. El tiempo dirá que más sorpresas nos descubrirá este veterano explorador y si superarán los hallazgos de Matijevic Hill.

El mejor equipo del mundo. Lejos de ser eclipsado por el recién llegado, Oppy está complementando los resultados del primero de forma excelente.

Y que cumplas muchos más.

viernes, enero 24, 2014

El viajero del tiempo

Los últimos resultados ofrecidos por Opportunity refuerza la idea de un ambiente húmedo y químicamente adecuado para la vida en el Marte más antiguo.

Estamos ya en el 10º aniversario de la misión a la superficie de otro mundo más longeva de la historia, y su protagonista parece dispuesto a celebrar por todo lo alto este magno acontecimiento, demostrando una vez más que a pesar de tener ahora unas capacidades algo más limitadas que antes, inevitable después de tanto tiempo sobreviviendo a todo lo que el planeta rojo lanza contra el, sigue estando plenamente capacitado para ofrecer no solo nuevos descubrimientos científicos, sino posiblemente los más importantes de toda su vida, mucho más allá de lo que sus diseñadores podían haber soñado en su momento.

La llegada a Endeavour fue clasificada por muchos como una segunda misión en si misma, como si todo lo ocurrido desde ese 25 de Enero de 2004 hasta Agosto de 2011, simplemente fuera un emocionante anticipo de lo que estaba por venir, mostrando como a medida que se movía hacia el Sur y alcanzaba cráteres mayores, y por tanto con capas más antiguas expuestas, aumentaban las señales de la antigua existencia de un ambiente húmedo y cada vez menos ácido, lejos de lo observado en el lugar de aterrizaje, donde el agua también estuvo presente, pero con niveles extremos de acidez, incluida la presencia en concentraciones significativas de Ácido Sulfúrico. Aquellas eran señales de un momento donde Marte ya agonizaba, pero cuanto más antiguas eran las rocas más suaves y acogedoras eran las condiciones ambientes que las moldearon.

Por ello el gran cráter de 25 kilómetros, donde la MRO había detectado señales de materiales arcillosos, que se relaciona con la presencia de agua con una baja acidez o neutra, prometía superar todo descubrimiento anterior, con la posibilidad de examinar rocas mucho más antiguas, sacadas a la luz por el impacto que lo formó. Y desde su llegada a la parte del borde de Endeavour conocido como Cape York estos no dejaron de sucederse, superando todas las expectativas y con hallazgos tan sorprendentes como las lineales formaciones de Yeso allí encontradas, indicio de una actividad acuática clara, posiblemente fuentes termales. Sin duda un ambiente que en comparación al frío Marte actual debía ser extremadamente suave.

Pero es la zona de Cape York conocida como Matijevic Hill, y donde la MRO detectó mineral de arcilla rica en Hierro conocida como Esmectita, en lugar elegido por Opportunity realizaría los descubrimientos de momento más transcendentales de su larga historia, examinando este mineral en su contexto natural (su posición con respecto a otros minerales y las capas geológicas de la zona) como método para reunir más información acerca de como era ese entorno en un pasado remoto. Especialmente intrigante esa la formación conocida como Whitewater Lake, cuyos tonos blanquecinos resaltaban notablemente con los del entorno.

Aunque ya se habían dado a conocer de forma preliminar, la reciente publicación de nuevos resultados extraído de los análisis realizados por Opportunity en esta zona confirman y amplían lo que estos indicaban. En Matijevic Hill se encontraron las encontró las rocas más antiguas de toda su misión, ya que se estima que estas arcillas ricas en Hierro se formaron antes que el propio cráter Endeavour, alrededor de unos 4.000 millones de años, lo que la lleva a la llamada a la antigua Era Noeica (+3700 millones de años), cuando se cree que Marte fue habitable. y que lo hicieron en unas condiciones relativamente benignas, con el agua con un pH casi neutro, que podrían haberse extendido cientos de millones de años, ofreciendo un lugar adecuado para la vida, posiblemente más que lo que podría ofrecer La Tierra en ese momento. 

"Estas rocas son más antiguas que cualquier hemos examinado anteriormente en la misión, y revelan evidencias de las condiciones más favorables para la vida microbiana previamente encontrada por Opportunity", explica el investigador y miembro del equipo Ray Arvidson."El punto importante es que las rocas más antiguas de Opportunity ha examinado se formaron en condiciones muy suaves, condiciones que habrían sido mucho mejor para acoger la vida, y también mucho mejor para la conservación de materiales orgánicos que se hubieran producido"

"Cuanto más exploramos Marte, más interesante se vuelve. Estos últimos hallazgos representa un nuevo tipo de regalo que  justo coincide con el 10º aniversario de Opportunity", explica Michael Meyer, científico principal del Programa de Exploración de Marte de la NASA."Estamos encontrando más lugares donde la historia de Marte revela como un planeta más cálido y húmedo. Esto nos da un mayor incentivo para continuar la búsqueda de evidencias de vida pasada".

Lejos de haberse convertido en una misión secundaria con respecto a Curiosity, Opportunity la está complementando de forma extraordinaria, superando con imaginación y mucho esfuerzo el tener capacidades científicas mucho más limitadas, y señalando que en el otro lado del planeta con respecto a Gale que también existieron condiciones de habitabilidad ideales, lo que implica que lo descubierto por el gran rover no es un escenario puntual fruto de una orografía concreta, sino el reflejo de una situación global. Nada mal para un explorador tan veterano.

Una visión general de Matijevic Hill, a donde la sonda MRO guió a Opportunity y en donde realizaría sus descubrimientos más importantes.

Whitewater Lake en falso color para resaltar los detalles. Aquí Opportunity encontró las formaciones rocosas más antiguas de su misión, con señales de actividad acuática fruto de la presencia de agua muy poco ácida.

Los extraodinarios"Newberries" vistos en el afloramiento Kirkwood, de una clase nunca vista hasta ese momento y que aumentó el misterio de este afloramiento del pasado lejano.

El largo camino de Oppy, 39 Kilómetros en el espacio y el tiempo, desde ambientes acuáticos muy ácidos hasta otros más antiguos y acogedores, muestras de un pasado ahora perdido y que encaja con lo visto por Curiosity.

Opportunity se encuentra ahora en Solander Point, pasando el invierno. Y encontrando nuevas sorpresas. 

NASA's Opportunity at 10: New Findings from Old Rover 

Opportunity Discovers That Oldest Rocks Reveal Best Chance for Martian Life

jueves, enero 23, 2014

El gran año de los pequeños mundos

Detectadas claras evidencias de la presencia de plumas de vapor de agua en Ceres.

Hay misiones interplanetaria que una vez lanzadas, y mientras aún dura su viaje, van adquiriendo mayor transcendencia y obligando a la gente implicada en ella a un sobresfuerzo (sin duda bienvenido) para adaptar la planificación incial a las nuevas circunstancias, a media que los descubrimientos realizados desde La Tierra convierten su objetivo final es un lugar mucho más extraodionario de lo que en principio podíamos imaginar. Un ejemplo de ello es la sonda New Horizons, que se aproxima a un Plutón ahora con 5 lunas, una atmósfera que se mantiene a medida que se aleja del Sol a pesar de que los modelos teóricos indicaban lo contrario, y quizás incluso con la presencia de un anillo a su alrededor. Es decir, un lugar muy diferente al pequeño mundo gélido del que se partía incialmente a la hora de preparar el encuentro.

Una circuntancia que ahora se repite con Dawn, la exploradora del Cinturón de Asteroides, actualmente en camino a su encuentro con el enorme asteroide (o planeta enano, según se prefiera) Ceres y que en las últimas horas está viendo como la espectación por lo que pueda encontrar una vez entre en órbita a su alrededor. Y es que los datos ahora publicados del recientemente retirado observatorio espacial Herschel han revelado la inequívoca señal espectral de la presencia de vapor de agua alrededor de este pequeño mundo, y lo que es más relevante, no de forma uniforme sino con variaciones claras ligadas a su periodo de rotación, que es de unas 9 horas, lo que permite identificar 2 zonas concretas donde parece que se está produciendo esta emisión, en cantidades estimadas de unos 6 kilogramos por segundo.

La explicación más simple para esta producción de vapor de agua sería mediante la sublimación del hielo, calentado (los puntos señalados son un 5% más oscuros que el resto del planeta, y por tanto con una mayor capacidad de absorver el calor solar) hasta transformarse directamente en gas, arrastrando el polvo de la superficie en el proceso, lo que provocaría la exposición de más hielo fresco situado por debajo del primero, permitiendosostener el proceso. Sería algo muy parecido a lo que ocurre en los cometas. Alternativas menos probables pero sin duda más emocionantes sería la presencia de geisers (como los de Encelado) o criovolcanes, la versión fría de los ardientes volcanes terrestres, y que expulsan agua y otros elementos en estado líquido en lugar del magma que conocemos.

Este hallazgo podría proporcionar pistas claves sobre la evolución de nuestro planeta. Cuando el Sistema Solar se formó, hace unos 4.600 millones años, sus regiones internas eran demasiado calientes para que el agua se puediera en los planetas rocoso como Mercurio, Venus, La Tierra y Marte. En lugar de ello, se cree que esta legó posteriormente, durante un largo período de intensa actividad en de impactos de cometas y asteroides ocurrido hace unos 3.900 millones de años. Pero mientras de estos primeros es de sobre conocido que pueden contener hielo de agua, no se sabía si los segundos disponían de este elemento y, por tanto, fueron o no pieza clave para que La Tierra sea el planeta oceánico que sigue siendo hoy día. Ahora podemos suponer con mayor certeza que la respuesta es positiva.

"El descubrimiento de Herschel de la desgasificación de vapor de agua en Ceres nos da nueva información sobre cómo se distribuye el agua en el Sistema Solar", explica Göran Pilbratt, científico del proyecto Herschel de la ESA."Ya que Ceres constituye aproximadamente una quinta parte de la masa total del cinturón de asteroides, este hallazgo es importante no sólo para el estudio de pequeños cuerpos del Sistema Solar en general, sino también para aprender más sobre el origen del agua en la Tierra".

De ser considerado un asteroide, Ceres "ascendió" de categoría pasando a la de planeta enano, la misma que Plutón, y ahora estos hallazgos convierten a este pequeño mundo de apenas 980 Kilómetros de diámetro en un lugar aún más sorprendente, exactamente como le ocurre a su lejano familiar. Por ello la llegada de Dawn, que debería entrar en órbita a su alrededor a principios de 2015 y examinarlo en profundidad, adquiere ahora una mayor transcendencia, así como un aumento exponencial de las espectativas de lo que sus cámaras nos pueden mostrar. Un sentimiento compartido por la misión New Horizons y su cita con el antaño planeta más lejano del Sistema Solar.

2015 promete ser, ahora aún más que ayer, en el gran año de los pequeños planetas. Ceres y Plutón esperan ya nuestra inminente visita. Y lo hacen vistiendo sus mejores galas.

La presencia de vapor de agua detectada por Herschel alrededor de Ceres, y que parece tener sus picos máximos en 2 regiones concretas de la superficie. ¿Sublimación, geisers o criovolcanes?

 Una visión artística de las plumas de vapor ahora detectadas.

La mejor imagen de Ceres que tenemos hasta la fecha, obtenida por el telescopio Hubble. En pocos meses, a medida que Dawn se vaya aproximando, será rápidamente superada.

Los recientes descubrimientos han disparado las espectativs sobre lo que veremos en Plutón (al que corresponde esta impresión artística) y Ceres.

2015, el gran año de Dawn y New Horizons. 

Herschel discovers water vapour around dwarf planet Ceres

Herschel Discovers Water Vapor Spewing from Ceres